En un valle, en la parte más alta del río La Quebradona, sobre su margen derecha y en su tramo de menor pendiente, decidieron establecerse los primeros habitantes del Distrito de Betulia, en un sitio rodeado además de fuentes de agua en tres de sus costados (quebradas La Quebradona, Buenavista y Colón). Esta característica se puede apreciar en varias de las cabeceras de los municipios del Suroeste, quizás esta ubicación tan próxima a fuentes de agua se debe más como una estrategia que aseguraba su supervivencia que un limitante de crecimiento.

En la parte central y distante a las tres fuentes de agua del sitio escogido, se trazo y se construyó el espacio central, a partir del cual empezó a configurarse su trama urbana y a desarrollarse parte del crecimiento del pueblo, y por consecuente el establecimiento alrededor de ésta de las principales edificaciones, entre ellas la Iglesia. El parque para ese entonces (1884) eran unas mangas en las cuales predominaban grandes árboles, éste fue dotado de bancas para posibilitar el descanso y la recreación de los habitantes del pueblo; la plaza servía además para que la gente del campo llegara con sus productos para vendérselos a la gente del pueblo.

- La otra parte donde se originó el establecimiento de viviendas fue sobre la calle Nariño principal vía del barrio que lleva su mismo nombre, la cual queda en la parte más baja del valle, estableciéndose allí las familias con menores posibilidades económicas.

Al sitio le dieron el nombre de Betulia, denominación escogida por los hermanos Juan Bautista y Manuel María Mesa. Parece que estos patricios comenzaron por los días de 1873 a donar los terrenos para la urbanización del pueblo fundado por ellos.
No hay datos fidedignos sobre los detalles de este importante hecho, pero es fácil deducir que los señores Mesa dispusieron el lugar más apropiado de todo el área, para la construcción de la capilla y asignaron zonas para levantar las edificaciones de la administración pública. Los solares aledaños fueron obsequiados o vendidos a interesados en poblar el área urbana.

Era para ellos casi obligante construir un pueblo en donde asentar sus reales. Poseedores de una gran fortuna, disponían de verdaderas cuadrillas de trabajadores para todas las faenas agrícolas y el cuidado del ganado. Por está circunstancia necesitaban tener cerca a sus sirvientes, y para tal efecto le donaban una rústica vivienda o el solar para construirla (Barrio Nariño, en la parte baja del valle).

La fertilidad de las tierras fue el señuelo para emprender los cultivos precursores del café, y frijoleras espigaban y florecían en este rico suelo. Entre tanto el pueblo crecía.
La iniciativa de crear un nuevo municipio fue cristalizada para el año de 1884, con una propuesta que unía las fracciones de Betulia y San Mateo para tal fin. El presidente del Estado Soberano de Antioquia, don Luciano Restrepo dictó el decreto 629 del 28 de enero de 1884 para dar vida definitiva al nuevo municipio, el cual tendría por cabecera a Betulia y afiliado al Departamento de Occidente (Santa Fe de Antioquia) para su administración.
Cercano a la cabecera municipal, por vía carreteable y camino de herradura, se llega a la hacienda “Aguacatal”, sitio en donde se libró un sangriento combate por los ejércitos de los dos partidos tradicionales del país, durante la batalla denominada Guerra de los mil días.
El primer hospital fue construido en terrenos que dono el Coronel Polidoro Londoño Lora.

Se fueron llenando las tierras de Betulia de audaces pioneros, en la mitad del siglo pasado, cuando la toma o compra de extensas propiedades era la costumbre de la gente joven adinerada.
Para ese entonces el patrón de riqueza lo constituía la gran hacienda agraria, la actividad comercial y la minería. Había entonces tres alternativas para labrase un futuro. La ascendencia en el status social no lo determinaba tanto el título universitario, como ocurriría posteriormente en la vida del país, y la empresa industrial no pasaba de un oficio modesto de artesanos.

Llegaron entonces a jurisdicción de Anzá, por estos lugares cercanos al cerro San José unos atrevidos tumbadores de monte con el ánimo de hacer cultivos de maíz, fríjol y café. Este último producto dio la pauta para atraer a más y más cazadores de fortuna. La tierra era óptima para este arbusto que ya comenzaba a reemplazar en la reciente República de Colombia otras plantaciones rentables como el añil y la quina.
Los primeros pobladores fueron los hermanos Juan Bautista y Manuel María Mesa, acompañados de parientes y trabajadores. Y según la crónica, se establecieron en el cañón de “La San Mateo”. Por estos lares en 1849, cuando según Ordenanza el 27 de septiembre, la Cámara Provincial de Antioquia elevó a este sitio a la categoría de Aldea. Ocurría esto un año después a la fundación de Manizales, la próspera capital caldense.
Era la época de mediados del siglo XIX la fiebre por abrir trocha, buscar tierras vírgenes y fundar pueblos. Las corrientes migratorias para ir de la metrópoli al campo estaban en todo su apogeo.

Con los señores Mesa llegaron sus familiares y las cuadrillas de trabajadores. Ricos potentados del El Poblado, fracción de Medellín, fueron dueños de un amplio territorio de Anzá, que algunos indican que el inmenso latifundio se prolongaba desde las riberas del Cauca por la quebrada la Quiná y subía hasta el cerro de la San José, para bajar por Quebradona y tierras aledañas.
Y sal también había en el sitio, que de este producto originó su nombre: El Saladito. De este asentamiento no se conocen mayores datos, aparte que desde un principio se ha caracterizado por su abundante producción panelera, y la dedicación de sus tierras a la ganadería.
La sal aglutinó gente, dio trabajo, activó el comercio, estimulo la fundación de un pueblo.
El traslado de los primeros vivientes de La San Mateo a orillas de la Quebradona dio como origen el surgimiento de otro caserío, que tuvo un crecimiento rápido y el 27 de noviembre de 1872 ascendió a la categoría de fracción con un inspector de policía que tenía las funciones de corregidor.

Municipio de Betulia - Antioquia, Colombia
Teléfono 8 43 61 57 e-mail:planeacionbetulia@edatel.net.co